Novedades

KARAOKE PARA PIANO. algo realmente bueno: acompañamientos mp3 de orquesta de conciertos para piano, para que disfrutes en tu casa siendo tú el o la solista. Ver acompañamientos

¡MUY INTERESANTE!

En la ventana ¡MUY INTERESANTE! hoy presentamos:

Un glissando muy incómodo (Dime Beethoven, ¿por qué lo hiciste?).

Glissando de octavas
La sonata para piano no. 21 de Beethoven, conocida como sonata Waldstein tiene al final de su tercer movimiento un pasaje en que el  o la ejecutante debe realizar glissandos en octavas con ambas manos. No se puede negar que esto no es nada fácil. Hay que recordar que el tipo de piano que conoció Beethoven era un poco diferente al piano de cola moderno. El piano de martillos (hammerklavier) recién hacía sus primeras incursiones en tiempos de Beethoven y a este instrumento dedicó Beethoven la sonata 29 (hammerklavier Sonate). Pero el piano habría aún de evolucionar hasta convertirse en el instrumento que conocemos hoy día. La pregunta es: si Beethoven hubiera conocido el piano moderno, ¿habría incluido ese pasaje con el glissando de octavas en su sonata Waldstein? Es bastante obvio que se trata de un pasaje poco apto para la mayoría de las manos. Muchos virtuosos optan por tocar alguna de las soluciones que se han ideado como alternativa al glissando. Algunos pocos son capaces de hacer el glissando, como era el caso del pianista chileno Claudio Arrau. Presentamos un corto video en que vemos a Arrau hacer el glissando y a otros dos grandes pianistas: Valentina Lisitsa y Nelson Freire resolver el pasaje en una manera distina. Se han propuesto varias otras soluciones. Así que siéntete libre de buscar la tuya propia.
 

Video: tres pianistas presentan sus soluciones.

 

 

rubinstein-mini

Inolvidable entrevista al pianista Artur Rubinstein a los 90 años de edad (versión con subtítulos en español).

Ver entrevista.

¿Por qué muchos "pianistas clásicos" no saben cómo tocar o improvisar música popular?

 

Has oído a un pianista "clásico" decir: "puedo hacer la melodía pero no sé cómo hacer el acompañamiento de esta canción"

 

No más excusas. He aquí una sencilla solución para superar esta limitación: ¡escúchala, bájala y tócala!

Ver más...